ANSE presenta más de 50 alegaciones al Plan General Municipal de ordenación de Cartagena

El PGMO propone una meta de casi medio millón de viviendas en Cartagena, de las que 226.000 serían desarrollos previstos por la planificación (Suelos Urbanizables Sectorizados y Suelos Urbanizables sin sectorizar). Es decir, se propone construir tantas viviendas nuevas como las construidas a lo largo de la historia del municipio.

En otras palabras, se propone la urbanización de 110.000.000 m2 que sumados a los 50.000.000 m2 urbanos supondrán la urbanización de un tercio del término municipal. La superficie urbanizable propuesta duplica a la superficie urbana actual, y rebaja el nivel de protección actualmente existente para los paisajes agrícolas situados al sur del Mar Menor y en la zona oeste del municipio.

El PGMO cita pero no integra en modo alguno conceptos como sostenibilidad, proceso creativo local, ocupación del suelo sostenible, movilidad urbana sostenible, ciudad compacta, etc.Más bien al contrario, proyectos como el planteado son excelentes ejemplos de insostenibilidad, consumo de suelo, apuesta por una movilidad basada en el automóvil, consumo de litoral no urbanizado, etc.

El Plan resulta contrario a los principios de la Estrategia Territorial Europea, ya que no aporta una solución al desequilibrio campo-ciudad, sino que tiende a completar la urbanización del litoral bajo no urbanizado y no protege otras actividades productivas y rentables como la agricultura en el litoral oeste, de donde desaparece esta actividad por completo, o la zona centro.

Destaca igualmente la declaración como suelo urbanizable de parte de los pinares de la bahía de Portmán, y del bosque de Huerta Calesa, junto al Parque Regional de Calblanque, Monte de Las Cenizas y Peña del Águila, para permitir la construcción de cientos de viviendas.

[ad#ad-1]Aunque el documento reconoce el elevado impacto ambiental de la urbanización, el nuevo Plan General retira la protección como suelo No Urbanizable de Protección Forestal del Monte San Julián y Sierra Gorda para permitir la construcción de zonas residenciales.

El Gobierno Municipal se ha limitado a incluir como Suelos No Urbanizables de Protección Específica aquellos que estaba obligado por la normativa sectorial: espacios protegidos por la normativa comunitaria, dominio público hidráulico y de costas.

El Ayuntamiento de la ciudad portuaria no ha realizado una adecuada evaluación de repercusiones del PGMO sobre la Red Natura 2000 lo que supone un incumplimiento de la Directiva Hábitats. Por tanto, deberá evaluarse y someterse nuevamente a exposición pública.

El Plan General incluye como urbanizables importantes superficies de suelos agrícolas que han recibido subvenciones comunitarias de mejora de regadíos, incompatibles con su transformación para el desarrollo urbanístico, por lo que deberá procederse a la devolución de dichas subvenciones o al mantenimiento de su clasificación como Suelos No Urbanizables Agrícolas.

Por si esto fuera poco, el Ayuntamiento ha demostrado la falta de disposición para hacer cumplir la normativa urbanística y de protección incluso dentro de los espacios protegidos, como ocurre en el E.N, LIC y ZEPA Sierra de La Muela-Cabo Tiñoso, donde viene anunciando desde hace meses que va a proceder a la legalización de la mayoría de las viviendas ilegales construidos en los últimos años mediante la ampliación de los núcleos rurales, o lo que es lo mismo, calificará como urbanos amplias superficies de terrenos que deberían declararse como No Urbanizables de Protección Ambiental.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *