El cambio climático también afecta al riñón

¿Que ocurriría si la temperatura global de la Tierra sube un poco durante las próximas décadas? La imaginativa respuesta por parte de dos científicos de la Universidad de Texas en Dallas (EE UU) es que habrá más casos de piedras en el riñón. En concreto, en 2050, entre 1,6 y 2,2 millones de enfermos renales más, y sólo en el territorio norteamericano.

La explicación: a más calor, el cuerpo retiene más agua. Se orina menos, se corre el peligro de deshidratación, y las sales de la orina se concentran y acumulan en el riñón en forma de cristales. Al parecer, existe una relación entre la temperatura y las piedras renales. De acuerdo con Margaret Pearle, una de las autoras del estudio que recoge la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), “cuando la gente se traslada desde zonas templadas a climas más cálidos, se observa un rápido incremento en los casos de piedras renales. Ha ocurrido con los desplazamientos de militares a Oriente medio”.

Temperatura “peligrosa” para el riñón

[ad#ad-1]El sureste de Estados Unidos, por ejemplo, se conoce como el “cinturón de las piedras de riñón”, ya que el clima es más cálido en estados como Alabama, Luisiana, Tennesse Florida y Arkansas, entre otros. En España, cada año se producen 350.000 casos de cálculos en el riñón, que se producen más frecuentemente en el verano, y se calcula que un millón y medio de españoles lo padecen. Aunque el clima influye, hay factores tales como la calidad del agua y la alimentación que también están asociados a esta patología.

La predicción del aumento de casos de EE UU se basa en un modelo matemático, que usa los datos del Panel Intergubernamental Sobre Cambio Climático (IPPC) del año 2007, aunque el equipo de Pearle cree que es aplicable a otros países, si bien esto se tiene que refrendar en futuras investigaciones.

fuente

Comments

comments

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *