El efecto invernadero

Los invernaderos son cálidos porque el vidrio permite la entrada de la luz solar, pero a su vez impide que salga el aire caliente. Lo mismo sucede con la tierra, el dióxido de carbono y otros gases de la atmósfera, permiten el paso de los rayos solares, pero impiden que la mayor parte del calor de la tierra escape hacia el espacio. A este fenómeno se le llama Efecto Invernadero Natural. Si no existiera este efecto, la tierra sería demasiada fría para ser habitable. Pero, si el efecto invernadero se incrementa por la intervención humana, se produce el calentamiento.

El Panel Internacional para los Cambios Climáticos (IPCC), organismo científico establecido para coordinar y evaluar las investigaciones climáticas, ha señalado que la acumulación de gases por el efecto invernadero ya han producido un cambio en el clima actual. La concentración de dióxido de carbono se ha incrementado en 6,25 millardos de toneladas y la temperatura aumentó 0,6ºC  en el siglo XX. Además, el calentamiento empieza a notarse por el aumento e intensidad de fenómenos extremos como incendios, inundaciones y huracanes.

[ad#ad-1]Dado que los gases del efecto invernadero permanecen en el aire durante largos períodos y los océanos almacenan una gran cantidad de calor, el calentamiento del planeta continuará y permanecerá irreversible durante siglos, aun después de que se detenga la acumulación.

Desafortunadamente, el cambio en el clima implica mucho más que un aumento gradual de temperatura: es probable que las lluvias y las nevadas, el viento y las corrientes marinas, los niveles de evaporación, el flujo de agua en ríos y lagos y otros aspectos del clima también experimenten cambios considerables. Si ocurren estos cambios entonces:

  • Entre un tercio y la mitad de los casquetes polares se fundirían.
  • La precipitación global aumentará  entre 3 y 15%.
  • Serían muchos los lugares que se inundarían.

La única manera de evitar estos riesgos consiste en estabilizar las concentraciones de gases que contribuyen al efecto de invernadero. Dicha estabilización implica la reducción de  la emisión de gases de  un 50 a un  60%  durante el siglo actual. Esta es una tarea difícil por cuanto implica la utilización de gas natural, combustibles de bajo contenido de carbono y fuentes de energía hidroeléctrica, solar y nuclear. Además, tendrían que rediseñarse los edificios, los sistemas de transporte y los procesos industriales con el objeto de utilizar la energía de manera más eficiente.

tierra-en-llamas.gif

Fuente

Comments

comments

2 Comments

  • Pero no es imposible ni mucho menos. Otro factor importante es la agricultura, la actividad humana que más espacio ocupa.
    El transporte es la actividad que más contamina y en la que, con verdadero interés, se puede reducir mayor cantidad de emisiones.

    Saludos y abrazos

    http://www.tardor.wordpress.com

  • Castellón, donde yo vivo, es una ciudad perfecta para ir en bici a todas partes o incluso andando, pero no habilitan suficientes carriles bicis para que esto suceda. Y, la verdad, yo que la cojo bastante, los coches no respetan nada. Los ayuntamientos podrían fomentar más el uso de bicis y de transportes no contaminantes y esto ocurre demasiado despacio. Espero que no lleguemos al punto de que sea demasiado tarde.

    Me alegra verte por aquí otra vez tardor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *