El proceso de búsqueda de emplazamientos para el ATC apunto de fracasar antes de abrirse

La falta de consenso social sobre el futuro de las centrales nucleares y de la gestión de los residuos radiactivos de alta actividad está a punto de hacer fracasar el proceso de búsqueda de emplazamientos para el Almacén Transitorio Centralizado (ATC) de residuos de alta actividad, antes de que se abra. La fuerte oposición social que se está levantando en Guadalajara y la situación política de Cataluña pueden dar al traste con los candidatos preferidos por Industria.

Desde que a finales del pasado año Ecologistas en Acción hizo público que el Alcalde de Yebra (Guadalajara) estaba dispuesto a acoger en su término municipal el ATC y que, más recientemente, el Alcalde de Almoguera (Guadalajara) declara públicamente que estaba dispuesto a aceptar tal instalación en su término municipal, la oposición social y política en la provincia de Guadalajara y en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha no ha dejado de crecer. Han manifestado públicamente su oposición el Presidente de la Junta de Comunidades, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Guadalajara, más de ciento treinta ayuntamientos, incluyendo algunos de la zona de Yebra como Albalate de Zorita, Pastrana y Mondéjar, pertenecientes a todo el espectro político.

[ad#ad-1]Además las asociaciones de agricultores, ganaderos, apicultores y pequeños empresarios se han manifestado en contra, así como el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Miel de la Alcarria. Se han recogido ya más de 15000 firmas y la mayor parte de los vecinos de la zona muestran ya su oposición al plan. Se puede decir con exactitud que en Guadalajara existe un consenso social y político en contra de la instalación del ATC. En la zona se anuncian ya movilizaciones y los vecinos no bajan la guardia, sabiendo que su oposición es la mejor opción para impedir que el ATC se instale en su provincia. La zona de Guadalajara, con dos centrales nucleares, y que está situada en centro de la península, era la más favorecida por Industria porque permite minimizar los transportes de residuos.

El siguiente emplazamiento favorable para Industria estaría en la provincia de Tarragona, entre las centrales de Ascó y Vandellós. Las declaraciones del Delegado de la Generalitat, Xavier Sabaté, en el sentido de que estaría dispuesto a que se instalara el ATC en Cataluña abundan en esta dirección. Sin embargo, Sabaté, no debería olvidar la composición de su gobierno y que sus dos socios, ICV y ERC, se opondrían a dicha instalación.

Por tanto, no cabe esperar que se pueda resolver a corto plazo la búsqueda de un emplazamiento para el ATC, donde se depositarían los residuos radiactivos procedentes de todas las centrales nucleares españolas. Las centrales de Ascó I (Tarragona) y Cofrentes (Valencia) saturan sus almacenes de residuos en los años 2013 y 2014, por lo que si el ATC no está disponible, deberán proceder a la construcción de sendos Almacenes Transitorios Individuales (ATIs) o detener su actividad. En este caso, el tiempo corre claramente en contra de la industria nuclear.

Para Ecologistas en Acción, no se pueden pasar por alto estas dificultades en la gestión de los residuos radiactivos a la hora de abrir el debate nuclear. La industria nuclear tiene sin resolver uno de los problemas técnicos más graves, como es la gestión definitiva de los residuos de alta radiactividad sin resolver y este elemento no se puede ignorar a la hora de tomar decisiones de futuro. Para la organización ecologista son, por tanto, dos problemas muy relacionados y no se puede conseguir un consenso sobre las centrales nucleares sin haber resuelto el problema de los residuos. Ni a la viceversa: la mejor forma de conseguir el consenso social para la gestión de los residuos es poner sobe la mesa un plan de cierre de las centrales nucleares.

Comments

comments

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *