España amenazada por la desertificación

El Gobierno aprueba un programa para evitar la degradación de las tierras y facilitar la recuperación de las zonas afectadas por este fenómeno

El 37,05% del territorio nacional está en riesgo muy alto, alto o medio de desertificación, según datos del Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación (PAND), del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

De acuerdo a estos datos, el 74,05% de la superficie de España -que suman 37.476.605 hectáreas- son zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, de las que el 2,03% sufre riesgo muy alto de sufrir procesos de desertificación, el 15,82% está en riesgo alto, el 19,20% en riesgo medio y el 36,99% de ellas está calificado de riesgo bajo. Mientras, el 26,95% del territorio restante son zonas húmedas y subhúmedas, agua o superficie artificial.

Por áreas, las más afectadas por este fenómeno son el sureste y este peninsular y Canarias, y las que presentan un menor riesgo de desertificación son las tierras del tercio norte peninsular.

La creación de un Observatorio de la Desertificación en España y de un sistema que establezca las zonas en riesgo donde se deben tomar acciones de prevención son dos de las medidas que recoge el nuevo PAND. Este plan, aprobado por Medio Ambiente, fija las líneas de acción del Gobierno para evitar la desertificación, que amenaza de forma significativa a la superficie del país.

El Programa de Acción Nacional contra la Desertificación cumple con la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), de la que España es firmante. La estrategia comenzó a elaborarse en 2007 y, tras un proceso de revisión, fue sometido a consulta ante la Comisión Nacional de Protección de la Naturaleza, el Consejo Nacional de Bosques, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente y el Consejo Asesor de Medio Ambiente, recogiéndose sus aportaciones y sugerencias.

Su objetivo es definir en profundidad las líneas de acción fundamentales contra este fenómeno de deterioro, y analizar los principales factores naturales y humanos causantes de la desertificación y los procesos a los que da pie, tales como la aridez, la sequía, la erosión, los incendios forestales, el uso no sostenible de los recursos hídricos y los factores socioeconómicos.

Asimismo, el PAND señala los principales escenarios de la desertificación como los cultivos leñosos afectados por la erosión, cultivos extensivos de secano con riesgo de erosión, sistemas agronómicos de regadío sometidos a procesos de desertificación y matorrales degradados y eriales.

[ad#ad-1]El plan propone también la creación de una Oficina Técnica de la Desertificación que, junto con el Observatorio, desarrollará las medidas propuestas para prevenir la degradación de los suelos como fomentar una agricultura sostenible, luchar contra la sequía o conservar la masa forestal, así como para luchar contra los incendios e investigar este fenómeno.

Se creará un Sistema Integrado de Evaluación y Vigilancia de la Desertificación, que coordinará los estudios que se desarrollan sobre este problema y propondrá otros nuevos para evaluar el estado actual de los suelos y pronosticar su evolución dependiendo de cómo varíen el clima y otros factores.

El plan de acción, que prevé la ejecución de proyectos de restauración de cuencas en zonas áridas y semiáridas degradadas o en proceso de desertificación, recopila además las medidas ya puestas en marcha a través de las cuales también se desarrollarán sus objetivos.

Asimismo, establece los principios de coordinación entre diferentes instituciones y presenta un marco económico de referencia a medio plazo para el desarrollo de las medidas.

La puesta en marcha del plan requerirá la implicación de todas las comunidades autónomas, que han participado en su elaboración a través de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, junto con otros organismos como el Consejo Asesor de Medio Ambiente.

Comments

comments

5 Comments

  • Oye, ¿y podría saberse por qué le ponéis “cambio climático” de etiqueta a este artículo. No figura la palabra “cambio” ni una sola vez en todo el texto, ni hay ninguna referencia al respecto. Bueno, la foto maravillosamente alarmista y peliculera, pero no tiene mucho que ver con el texto, ¿verdad?

    ¿O acaso se pretende un ejercicio subliminal para que la gente relacione “cambio climático” con esa desertización, pero sin necesidad de explicarlo, por si acaso no funciona?

    Desde luego, como estrategia me suena. Pero seamos bien pensados; será casualidad.

  • Una parte importante de la superficie del territorio español está amenazada actualmente por procesos de desertificación por culpa de la acción del hombre. Todos los estudios señalan que España es el país más árido de Europa, con una tercera parte (31,5%) del territorio afectado por la desertificación. Los dos componentes fundamentales de la desertificación son la erosión y la salinización del suelo.

    Las proyecciones del cambio climático agravarían dichos problemas. Es decir, los impactos previsibles del cambio climático afectarán especialmente a la salinización de los suelos de regadío y al riesgo de erosión de los suelos, en combinación con el probable aumento de los incendios forestales. El impacto de la salinización se concentrará en las regiones españolas de clima más seco.

    Aquí tienes la explicación de la etiqueta. Espero que te guste la nueva foto, si te fijas, no se va mucho la ficción de la realidad

    Gracias por tu visita.

  • a mi me gustaria encontrarme con alguna de esas personas que sabiendo lo que esta ocurriendo con la tierra siguen haciendo cosas malignas.como los cazadores furtivos, ojala les hicieran a ellos lo mismo que le hacen a esos animales, o los paises que siguen contaminando en grandes cantidades y les da igual lo que ocurra.
    ojala se rresulvan estos problemas.
    adios, y espero que esteis con migo de acuerdo.
    att

  • Estimado Jesús, me temo que es demasiado tarde para frenar la desertización en España, pero aún tenemos tiempo para amarnos mutuamente antes del fín de nuestros días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *