La situación de la central nuclear de Fukushima es crítica

El hallazgo de plutonio en las proximidades del reactor número 3 de Fukushima muestra que la situación es crítica: la contención primaria, la vasija y las vainas del combustible están dañadas. Las grandes dosis radiactivas hacen que los trabajadores trabajen en condiciones extremas.

La situación de los reactores 2 y 3, que contiene plutonio, amenaza con escaparse definitivamente de las manos a los operarios de la central de Fukushima. El hallazgo de plutonio, reconocido por las autoridades, muestra que ya están dañadas todas las barreras que separan la reacción nuclear del exterior. Los trabajos realizados hasta el momento han resultado claramente insuficientes y no han conseguido controlar la situación.

El edificio exterior, la contención primaria, la vasija del reactor y las vainas de los elementos combustibles están dañados. La fusión parcial del núcleo podría dar lugar a que se reiniciara la reacción nuclear haciéndola incontrolable. En este caso habría que intentar refrigerar el reactor con agua dulce y enormes cantidades de absorbentes de neutrones como el boro para intentar frenarla.

[ad#ad-1]Concurre el agravante de las enormes dosis radiactivas en las proximidades del reactor, lo que obliga a los trabajadores a recibir grandes dosis y a turnarse para intentar controlar el reactor sin recibir enormes dosis radiactivas.

Cabe preguntarse porqué no se tomaron medidas más contundentes desde el principio y se intentó aportar agua dulce con boro de forma directa a la vasija. A la postre, el agua de mar no ha sido suficiente para refrigerar los reactores 2 y 3 y la acumulación de sales que se ha producido en algunos puntos pudo dificultar la eficacia de la refrigeración.

Comments

comments

1 Comment

  • El presente año nos hace ser testigos de excepción de la rebelión popular del mundo árabe. Contra todo pronóstico observamos como la ciudadanía lucha, a riesgo de perder la vida, por una sociedad libre y por acceso a derechos básicos (alimentación, sanidad, etc.) que diferentes autarquías han ido mermando inaceptablemente.
    El temor de que el status quo sofoque o aminore el clamor popular no empaña en modo alguno el histórico acontecer de estos días. La sociedad civil se ha enfrentado, y se enfrenta, con enorme valentía al poder establecido y ha conseguido derrocar gobiernos y cambiar el rumbo de la historia.
    El siglo XXI se prevé el siglo de los nuevos movimientos sociales. El siglo en el que la ciudadanía conectada en red lidere cambios políticos y promueva una verdadera democracia donde se oiga la voz de todos y que progresen las verdaderas necesidades colectivas. Ni los analistas más sagaces hubieran predicho que este germen iba florecer en este entorno. Por primera vez, los ciudadanos del mundo árabe, diseminados geográficamente en diversos países y con diferentes realidades, no reclaman una teocracia para solucionar sus graves problemas sociales generados al amparo de la avaricia de unos pocos. Una ciudadanía cada vez más conectada con el resto del mundo, cada vez más informada reclama libertad.
    A pesar del desánimo reinante en nuestro país, y de que las mentes más brillantes de nuestra sociedad crucen la delgada línea del cinismo, me animo a escribir este mensaje cargado de ingenuidad, ya que estoy convencida de que nos ha llegado la hora de despertar del letargo y empezar a movilizarnos contra nuestros Mubaraks particulares o más bien, globales.
    Si era impensable la rebelión popular árabe, ¿por qué no puede ser viable movilizarnos y conseguir resultados en la batalla que nos toca luchar a nosotros? Es verdad que nuestros tiranos son infinitamente más poderosos que los gobiernos referidos, pero, también nosotros somos muchos, muchísimos, es decir, somos prácticamente toda la población mundial y cada vez estamos más preparados. Es más, a poco que recapacitemos, el poder lo tenemos nosotros, lo que nos falta es organizarnos. El dinero, el voto, el pago de los impuestos, el utilizar un determinado tipo de institución financiera o no utilizar ninguna, etc. está en nuestras manos. Por ello no me refiero a organizarnos en un grupo político, ni en una megaONG, ni en una plataforma determinada. Todas estas organizaciones ya existen y cumplen funciones necesarias.Lo que refiero es sencillamente conectarnos, informarnos mutuamente, cooperar, actuar con conocimiento y dejar de obedecer tal y como nos pauta el poder de los mercados, que no es otro, que el poder de unos pocos que se aprovechan de todos nosotros.

    Si la codicia prevalece, el motor del crecimiento económico agotará nuestros recursos, marginará a los pobres y nos llevará a una profunda crisis social, política y económica. La alternativa es un camino de cooperación política y social, a nivel nacional e internacional.
    Jeffrey D. Sachs,

    El cambio es apremiante. Y este cambio no se hará, desde luego, por quienes confían en la inadvertencia o insolvencia ciudadanas sin aportar solución alguna.
    Federico Mayor Zaragoza

    Yo puedo informar de lo que conozco profesionalmente, del sistema energético. Un sector cuya opacidad y poca transparencia enmascara un afán de lucro sin escrúpulo. Si por algo me decido a escribir, cosa que evidentemente no es lo mío (soy incapaz de sintetizar), es porque me indigna la manipulación que los lobbys ejercen sobre la clase política, sobre los medios de comunicación y por ende sobre la ciudadanía. Y esto es malo, permitidme un lenguaje tan básico, pero creo que es lo más gráfico. Esto es malo, muy malo para el conjunto de la sociedad, para el desarrollo y el progreso, para la justicia social, para la sostenibilidad del planeta.
    Otros podréis informarnos de la banca, de la sanidad, de la educación, de la alimentación…

    Los hechos ocurridos en Japón reabren inevitablemente el debate nuclear. Pero, el lobby nuclear y los pronucleares desinformados nos pautan que tan sólo se pueda debatir sobre acometer mayores medidas de seguridad en las plantas existentes y en las venideras. Señores, gracias a lucha de los sufragistas decimonónicos la ciudadanía ignorante puede decidir y ser librepensante. Tenemos voto, poca voz, aunque espero que cada vez con más decibelios, y desde luego, lucharemos para lograr una sociedad más justa y equitativa, y desde luego, más responsable.

    Dada mi incapacidad para resumir apunto los temas que posteriormente iré tratando:

    Mentira 1ª: La energía nuclear es una fuente energética barata.
    Mentira 2ª: La energía nuclear es segura.
    Mentira 3ª: La energía nuclear es limpia.
    Mentira 4ª: La energía nuclear es necesaria.
    Mentira 5ª: Las energías renovables son caras y son las culpables del déficit de tarifa español. Gracias a su implantación sube el recibo de la luz del ciudadano.
    Mentira 6ª: Las energías renovables son ineficientes.
    Mentira 7ª: Las energías renovables enmascaran una nueva burbuja especulativa.

    Obviedad 1ª: Los combustibles fósiles son causantes del calentamiento global.
    Obviedad 2ª: La energía nuclear es peligrosa y cara.
    Obviedad 3ª: Las energías renovables permiten la autonomía energética.
    Obviedad 4ª: Las energías renovables generan miles de puestos cualificados, dando cabida a los que se supriman de la minería del carbón.
    Obviedad 5ª: Las redes de distribución y transporte de la electricidad están diseñadas para mantener la hegemonía de las energías tradicionales.
    Obviedad 6ª: La tecnología solar fotovoltaica en los tejados ha llegado a la paridad con la red. Es decir, no se precisan primas para su desarrollo. Fomentemos su distribución sin límite.
    Obviedad 7ª: La subasta de electricidad provoca que centrales ya amortizadas engrosen notoriamente su cuenta de resultados a costa del recibo que pagamos todos los ciudadanos.

    Necesidad 1ª: Para un análisis certero del verdadero coste de las diferentes tecnologías, internalicemos todos los costes de los combustibles fósiles.
    Necesidad 2ª: Internalicemos todos los costes de la energía nuclear.
    Necesidad 3ª: Introduzcamos en el estudio los ahorros que producen en el recibo de la luz la oferta de electricidad renovable.
    Necesidad 4ª: Reseñemos en el análisis cómo inciden en nuestra balanza comercial las diferentes tecnologías energéticas.
    Necesidad 5ª: Energía renovable en manos de la ciudadanía. Fotovoltaica distribuida, solar térmica, minieólica, geotérmica ya.
    Necesidad 6ª: Redes inteligentes ya. ¿Quién impide su desarrollo?
    Necesidad 7ª: Dentro de éstas, contadores bidireccionales ya. ¿Quién frena su implantación?
    Necesidad 8ª: Normativas municipales que permitan tener en los tejados de nuestras casas paneles fotovoltaicos de conexión a red.
    Necesidad 9ª: Agilización burocátrica de las minicentrales de energía renovable ligadas al consumo.
    Necesidad 10ª: Marco regulatorio estable en materia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *