Las Cuatro Erres también funcionan en el Transporte: Rechaza, Reduce, Reutiliza y Recíclate

Habitualmente, en casi todos los manuales de ecología social y en los medios de comunicación estamos acostumbrados a escuchar la regla de las tres erres aplicadas al consumo y a la gestión de los residuos, como siglas de Reduce, Reutiliza y Recicla.

Además, en los últimos años se ha empezado hablar de las 4 Erres, para añadir el concepto de rechazo dentro del consumo responsable en todos aquellos productos que son perjudiciales para el medio ambiente.

Estas Erres también tienen una aplicación práctica en la relación entre el transporte y la sostenibilidad, ya que cualquier medida que busque el fomento de la movilidad sostenible pasa por la aplicación de las cuatro reglas siguientes:

[ad#horizontal]

  • Rechaza: A la hora de comprar vehículos, rechaza aquellos que presentan un mayor consumo, no solo reducirás las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también ahorrarás en tus desplazamientos en tu factura de combustible. En algunos estudios puedes encontrar la clasificación de los coches más contaminantes. También a la hora de comprar combustibles, puedes rechazar los tradicionales derivados del petróleo, más contaminantes y con una disponibilidad limitada, optando por aquellos que son renovables y reducen su impacto ambiental, como el biodiesel o el bioetanol.
  • Reduce: Procura minimizar tus necesidades de desplazamientos, opta por las compras en comercios cercanos, por las escapadas a lugares próximos y por el ocio dentro de tu barrio o localidad. Si logras reducir la distancia de tus desplazamientos, ahorrarás tiempo en tus viajes y podrás moverte con mayor frecuencia caminando o en bicicleta.
  • Reutiliza: Modifica tus trayectos entre dos puntos en rutas circulares que te permitan ir de casa al trabajo, haciendo las compras, pasando por el polideportivo donde haces deporte, llevando los niños al colegio. También puedes variar ligeramente tu ruta habitual y poder utilizar tu coche para compartirlo con un vecino o con un compañero de trabajo. Algunos programas de planificación de rutas pueden ayudarte en esta tarea, para poder calcular la ruta óptima.  Ganarás tiempo y dinero, y la atmósfera de tu ciudad lo agradecerá.
  • Recíclate: Cambia tus hábitos, pásate a la bicicleta o al transporte público. Desplazarte en bici te permitirá aprovechar el tiempo de tus desplazamientos para hacer deporte, mientras que viajar en autobús, en metro o en tren presenta múltiples ventajas frente a la movilidad en vehículo privado, podrás leer, estudiar o dormir mientras viajas, evitarás los atascos, ahorrando dinero y contribuyendo a cuidar del medio ambiente.

Con estos fáciles consejos podrás desplazarte y enseñar a los demás como hacerlo de una forma sencilla, eficiente y sostenible.

[ad#horizontal]

Comments

comments

5 Comments

  • La regla de las 4 erres es una práctica que todos deberíamos realizar y fomentar como habito y cultura en todos los países, no solo aplicada en el uso del automóvil, su funcionalidad va más allá y los beneficios al medio ambiente pueden ser enormes; tan solo en la capital y zona urbana de México existen más de 4.3 millones de vehículos automotores y esta cifra se incrementa de manera preocupante cada año.
    Debemos hacer conciencia y ser socialmente responsables con los nosotros mismos y con los demás.

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo, no tiene sentido incrementar las ciudades hasta niveles totalmente insostenibles, donde los recursos que tengamos que invertir sean tan altos, a la vez que degradamos nuestro planeta.

    La planificación urbana necesita una ordenación del territorio mucho más cuidadosa, donde se ponga énfasis especial en la sostenibilidad dos sectores esenciales como la vivienda y el transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *