Placas solares en el Vaticano

“Frente al difundido degrado ambiental, la humanidad se está dando cuenta de que no puede continuar a usar los bienes de la tierra como en el pasado. De este modo se está formando una conciencia ecológica, que no tiene que verse mortificada, sino favorecida, de manera que se desarrolle y madure, encontrando expresión adecuada en programas e iniciativas concretas”. Éste llamamiento realizado por el Papa Benedicto XVI el 1 de enero de 2007, durante la Jornada Mundial de la Paz, no pasó desapercibido para los ingenieros del Estado de la Ciudad del Vaticano, que se pusieron manos a la obra.

Pasando de la teoría a la práctica, el ingeniero Mauro Villarini, responsable de proyectos de energías renovables del Vaticano, explicó en una entrevista al Osservatore Romano, que a partir del mes de septiembre se dará inicio a la instalación de paneles de energía solar en el Aula Pablo VI del Vaticano. La elección de la sala Nervi no ha sido casual, como explicó el técnico, ya que la forma de su cubierta es perfecta para colocar los paneles solares porque está orientada de forma óptima hacia el sol.

Pues bien, a día de hoy ya están siendo instaladas las placas solares, que no han supuest ningún coste para el Vaticano, ya que estas han sido donadas por una empresa belga.

[ad#ad-1]“Para hacernos una idea de la magnitud de la producción
–señaló el ingeniero- la energía que generaremos equivaldría al consumo anual de un centenar de familias. Por eso, con nuestra instalación cubriríamos un pequeño porcentaje del consumo anual de la Ciudad del Vaticano”.

La energía solar es el primer paso de un proceso de conversión a las energías renovables que está realizando el Vaticano. “La energía solar representa para nosotros un don que viene del alto –señaló el ingeniero Villarini- un recurso casi inagotable que si fuera aprovechado de forma adecuada, solucionaría las necesidades energéticas de la tierra”.

Además se está estudiando la producción de frío a través del sol. Se trata del sistema conocido como “solar cooling”, es decir “enfriamiento solar”. “Consiste en transformar la energía caliente del sol, en frío”, señaló el técnico, quien explicó que se trata de un proyecto destinado al comedor de servicio en Vaticano. Asimismo existen otras iniciativas para las zonas extraterritoriales del Vaticano que tienen como protagonista la energía eólica, y la biomasa.

“El objetivo –finalizó Villarini en la entrevista- es crear una hilera energética, en la que de una producción de energía limpia y de su gestión inteligente, sea posible alimentar sobre todo los usos estacionarios, y después también los medios de transporte, volviendo sostenible, volviendo sostenibles desde el punto de vista ambiental, la propia movilidad. Nuestro desafío es que la Ciudad del Vaticano alcance los objetivos europeos antes que Europa. La meta conocida es que para 2020 los estados europeos produzcan al menos el 20 por ciento de la contribución energética gracias a las energías renovables. Con estas primeras instalaciones conseguiremos los primeros porcentajes en este camino”.

Comments

comments

5 Comments

  • Claudia, Adriana y Luisa…Por favor les pido que dejen la Ignorancia…Vean que hay en el centro..del circulo.Un pináculo (típico en la masonería) Sobre la energía ya sabíamos que el vaticano invertiría millones de euros en el negocio de la energía-solar. Fué criticado su proyecto POR MAL USO DE RECURSOS CON TANTA GENTE MURIENDOSE DE HAMBRE Y ELLOS HACIENDO NEGOCIO…como siempre.!

  • MIS MÁS SINCERAS FELICITACIONES PARA ESOS HOMBRES Y MUJERES QUE ADEMÁS DE TRABAJAR POR LA SALVACIÓN DE LAS ALMÁS TRABAJAN POR SALVAR EL AMBIENTE. Y LA VIDA HUMANA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *